Reading Help

The Family Act: La prioridad en 2018

Por Nicolás Peña

Washington, D.C. Febrero 2018.- Han pasado 25 años desde la implementación en Estados Unidos de la Ley del Permiso Familiar y Médico, (The FMLA Act.), por sus siglas en ingles. Esta licencia no remunerada deja por fuera a 40% de la población laboral, que en su mayoría tiene que decidir entre el bienestar de su familia o su trabajo. Actualmente, esta ley federal garantiza hasta 12 semanas de ausencia sin sueldo y exige a los empleadores mantener el beneficio del seguro médico a los trabajadores que se encuentren de permiso.

Según datos publicados por BBC Mundo en 2016, una cuarta parte de los adultos estadounidenses han sido amenazados o despedidos por solicitar permisos para la recuperación médica o el cuidado de un familiar.

Es común asociar el Permiso Familiar Pagado con personas que no sobrepasan los 40 años, asumiendo que los adultos mayores se han retirado. Sin embargo, más del 30% de este grupo permanece en el mercado laboral.

Se estima que este año más del 10% de los estadounidenses mayores de 75 años estarán trabajando o en búsqueda de empleo. Esta cifra se traduce en dos millones de personas aproximadamente, para quienes la  aprobación e implementación de la Ley del Permiso Familiar y Médico remunerado, a nivel nacional, debe ser una prioridad.

En el marco de este nuevo aniversario es preciso insistir en la necesidad de expandir el beneficio de esta ley en todo el país y garantizar que la licencia sea remunerada. Ya los primeros pasos fueron dados con programas similiares en California, Nueva Jersey, Rhode Island, New York, Washington, D.C., y  Maryland, que le dio la bienvenida a este año con la aprobación del Permiso por Enfermedad Remunerado (Paid Sick Leave).

Es por eso que el apoyo a la propuesta de ley conocida como The Family and Medical Insurance Leave (Family Act.),   patrocinada por la senadora Kirsten Gillibrand (D – N.Y.) y la representante Rosa DeLauro (D – Conn.), debe continuar siendo una prioridad en 2018.