Reading Help

“¡Espabílese! No esté triste, ahora es cuando le queda energía…”

Por Nicolás Peña

Washington, D.C.- Agueda González es dominicana, tiene 83 años pero asegura sentirse de 60 (y así luce). Con su maleta repleta de esperanzas, y siendo madre soltera, llegó a Estados Unidos hace más de 30 años. “Tenía 50 años, una vida por delante y dos hijos hermosos que formar. Algunos me decian; Agueda estás mayor para la gracia, y yo les respondía; Ahora es que me quedan ganas!”.

Durante 18 años contribuyó con el cuidado y desarrollo de tres niñas, hijas de una pareja estadounidense con raíces Latinas que le abrió las puertas en este país. “Los considero parte de mi familia, y estoy segura que ellos sienten los mismo. De hecho, las niñas (ya adultas) vienen a visitarme, para ver como estoy, para conversar. Sigo dándole consejos de cómo ser mejores personas”.

Agueda se mantiene activa, camina al menos 30 minutos diariamente, hace sus compras, limpia su apartamento, lava y plancha su ropa, cuida de sus plantas.  Durante los meses de invierno aprovecha para hacer lo que mas le gusta: cocinar! Asegura que es la mejor preparando la Bandera Dominicana (plato típico a base de arroz, frijoles y carne).

Traté de hacerle esta pregunta, (y digo traté porque Agueda no me dejo terminar la oración). Si hoy le ofrecieran un trabajo a tiempo completo… “¡Claro que lo aceptaría!”, interrumpió. “Yo estoy dispuesta, con muchas ganas, cocino riquísimo. Lamentablemente la mayoría de las personas jóvenes asocian la vejez con impedimento, enfermedad o cansancio, y eso es incorrecto”, sentenció.

Mi conversación con Agueda es una de las más divertidas y gratificantes que he tenido en la práctica del periodismo social. Ella es el perfecto ejemplo de la Hispanidad desde la trinchera maternal y fraternal. Actualmente vive en Casa Iris, un complejo de apartamentos para Adultos Mayores, ubicado en Washington, D.C., y administrado  por el Consejo Nacional Hispano para el Adulto Mayor (NHCOA), por sus siglas en inglés.

“Cuando veo a alguna de mis amigas tristes o quejándose; me duele aquí, me duele allá, inmediatamente les digo; Espabilese! (expresión Latina utilizada para invitar a una persona a despertarse o avivarse). No esté triste, ahora es cuando le queda energía. Vaya a regar las plantas, camine, disfrute del sol, aproveche a sus nietos”. Recomienda Agueda.

De acuerdo con el Estatus Nacional del Adulto Mayor Hispano en Estados Unidos, reporte desarrollado por NHCOA en 2017, la mayoria de los adultos mayores viven independientes , saludables y socialmente productivos. Esta realidad contrasta con la percepción negativa, apoyada por medios de comunicación, la industria del entretenimiento, y el negocio de la estética, en la que hacerse “viejos”  es sinónimo de deterioro, dependencia y/o incompetencia.

Ante esta realidad, las organizaciones que lideran el tema del Adulto Mayor en Estados Unidos (The American Society on Aging, Grantmakers in Aging, the Gerontological Society of America, AARP, the American Federation for Aging Research, the American Geriatric Society, the National Council on Aging, and NHCOA), vienen desarrollando la campaña Reframing Aging que busca posicionar ante la opinion pública que los Adultos Mayores son y serán siempre, una necesidad social y política, en éste y cualquier otro país del mundo.

Este proyecto cuenta con las investigaciones realizadas por el instituto FrameWorks que destaca, por ejemplo, que los mensajes publicitarios induciendo a la población a “mantenerse joven” con el uso de “productos para la belleza”, tienen mayor aceptación que el hecho de asociar el proceso del “envecimiento” con conocimiento, sabiduría y experiencia.

Durante 2018, NHCOA busca contribuir con la campaña Reframing Aging, a través de estas publicaciones, así como entrenamientos a nivel nacional y el desarrollo de tres mesas de trabajo (Washington D.C., Nueva York y Nuevo México), donde se reunirán expertos para debatir sobre este tema y establecer metas a mediano que socialicen la idea de que  hacerse Adulto Mayor no significa llegar al final del camino.